[Review] Trauma Center: Under The Knife

Tras catar juegos y experiencias (después de todo terminar un videojuego no es sino culminar una experiencia única) como el que hoy nos ocupa, se hace mucho mas sencillo justificar y explicarse el que Nintendo DS haya vendido la friolera de 21 millones de unidades. Y esque la frescura, las posibilidades del sistema de pantalla táctil y la mentalidad abierta de grupos de programación y desarrollo más que ingeniosos han conseguido que la doble de Nintendo haya mostrado verdaderas joyas de la innovación en el campo del juego portatil.

Y una de esas joyas es Trauma Center: Under the knife.

Desarrollado por Atlus, este juego que podríamos catalogar como “simulador de cirujano” nos pone en la piel del doctor novato Derek Styles, quien deberá combatir escalpelo en mano un extraño virus creado y distribuido por una facción terrorista. De este modo, a parte del protagonista aparecerán un número considerable de secundarios, desde enfermeras, otros doctores, directivos de los hospitales, y otros tantos personajes que sin tener peso importante sobre la historia, ayudarán a hilar el desarrollo de la historia que, si bien no es compleja, cumple a la perfección con su cometido llegándonos a enganchar en momentos determinados.

El desarrollo del juego es muy sencillo. Esta estructurado en capítulos, los cuales a su vez constan de una serie de misiones entrelazadas con secuencias argumentales (plasmadas mediante dibujos de los personajes y texto escrito), y una secuencia en la que un miembro del equipo médico diagnostica al paciente y nos explica la intervención. Acto seguido, entramos a quirófano.

  • El meollo del asunto: Es hora de operar.

Es entonces cuando llega la verdadera acción del juego. En la pantalla superior de la consola observamos diversos contadores: El tiempo límite restante de la operación, la puntuación, el límite de fallos y las asistencias y consejos de nuestra enfermera.

Pero será en la pantalla inferior donde centremos nuestra vista y nuestro pulso. En ella tendremos el cuerpo de nuestro paciente (la única parte representada en 3D del juego), y una serie de iconos mediante los cuales accederemos a una herramienta u otra. Contamos con 11 distintas:

  • Escalpelo
  • Kit de sutura
  • Aparato de ultrasonidos (para detectar problemas que no veríamos a simple vista)
  • Tubo de drenaje (para deshacernos de fluidos)
  • Ampliador de imágen
  • Gel antibiotico
  • Forceps
  • Láser
  • Guante (que nos servirá para aplicar tratamientos a mano, como masajes cardiacos)
  • Vendajes
  • Jeringa (con la que inyectaremos un fluido para aumentar las constantes vitales del paciente, además de otros sueros experimentales)

Con todos estos elementos, podremos realizar un gran número de combinaciones posibles para operar un nutrido grupo de pacientes, cada uno don dolencias diferentes. Y ese es un punto a agradecer. Pese a lo rutinario del juego y a lo sistemático, la variedad de situaciones nos invitan a avanzar en la trama en la que encontramos desde operaciones a corazón abierto en pleno vuelo, hasta puzzles de lógica, pasando por una “operación” más que delicada que será mejor que descubrais vosotros.

  • Cuando la jugabilidad reina sobre la potencia.

El control con el Stylus sobre la pantalla táctil es preciso, intuitivo y sencillo, pero requiere práctica, dedicación y mucha concentración. Una vez superados los primeros niveles nos iremos adecuando al manejo de todas las herramientas, pero llegado cierto punto en la historia, la dificultad se eleva hasta límites insospechados en un principio, consiguiendo ponernos realmente nerviosos al tener que repetir la misma operación una y otra vez. No obstante todo es cuestión de práctica.

Gráficamente el juego no hace enormes alardes técnicos como Metroid Prime Hunters, pero tampoco los necesita. Las ilustraciones que nos ayudan a seguir la historia son muy expresivas y vistosas, y los gráficos 3D durante las operaciónes son correctos; representan el cuerpo humano de manera esquemática y sin ningún tipo de realismo, asi que olvidaros de cualquier componente medianamente gore. No obstante, la ausencia de vísceras y demás no se echa en falta una vez estamos concentrados y sudando la gota gorda para que el paciente no fallezca durante la operación.

El apartado sonoro cuenta con ciertas limitaciones. Durante las escenas entre operaciónes solo escucharemos una variedad de 2 o 3 melodías diferentes que, pese a resultar agradables, llegan a aburrir con el paso del tiempo. Mientras operemos, una música digna de la serie Urgencias nos pondrá en tensión (y más nerviosos de lo que nuestra frustración permite), pero el problema radica en que solo escucharemos esa melodia en cada intervención. Un punto negativo para Atlus.

Por otra parte también escucharemos ordenes sencillas y frases de nuestros ayudantes del tipo “Let’s go!” y similares.

El juego, además del modo historia cuenta con un modo en el que podemos realizar las operaciones ya desbloqueadas para mejorar nuestro rango, y misiones desbloqueables tras finalizar el modo principal. La única pega es que nos frustremos con facilidad y dejemos el juego olvidado en el estante durante meses.

En resumen, una verdadera delicia para explotar la pantalla táctil de nuestra portatil, que no debeis dejar escapar si os atrae lo más minimo el campo de la medicina (aunque en el juego, cualquier parecido con la medicína real es pura coincidencia), las series de hospitales o sencillamente los juegos innovadores.

 

  • Puntuación
  • Gráficos: 83
  • Sonido: 78
  • Jugabilidad: 93
  • Diversión: 92
  • Duración: 86
    • TOTAL: 86


Anuncios

~ por Meccus en agosto 3, 2006.

2 comentarios to “[Review] Trauma Center: Under The Knife”

  1. enhorabuena macho!!

    tu exito es mi orgasmo.

  2. De entre todos los juegos de DS, este es sin duda el que más me engancho los primeros días. Joer, menudos goterones de sudor que me caian al juegar (gracias a esto volvi a engancharme al Animal Crossing —> Para relajarme despues de la operación, XD)

    Lastima que se haga tan jodidamente dificil al final… los siete pecaditos de los cojones son…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: